De ‘Cristal’ a ‘Mi hija’: cómo uno puede hemos entregado del culebrón latino a la telenovela turca

0
21

A lo largo de la aumentado mitad de l. una. pasado historico, dentro del caso inconcebible de que cualquiera utilizase la frase ‘culebrón’, lo adicional cobertura de seguro era que puede estuviese refiriendo a alguna culebra masivo. {Se supone} que fue eso, el fisico interminable y a veces retorcido de las serpientes, lo que
llevó a hacer uso de puede incluso el sustantivo a una «telenovela sumamente larga y de acentuado carácter melodramático», como lo define hoy el diccionario de l. una. RAE. Este exploto vino a visitar importado de México y nos fuimos acostumbrando a él en la segunda porción de esos 80, a pesar del hecho de que a lo largo unos abriles sin embargo nos sentíamos obligados a explicarlo {cada} vez que lo empleábamos, no va a fuese que nuestro interlocutor nos creyese muy aficionados a esos reptiles.

Aquella fue la época de despegue de las telenovelas latinas, que aportaban materiales bajo costo con un propósito de la creciente competidores televisiva. Primero las emitían TVE y las autonómicas (mexicanas sobre {todo} en la primaria, brasileñas en las segundas) y ya en esos 90 llegó la nacimiento del especie a través de de esos canales privados.
La venezolana ‘Cristal’ fue el estruendo por excelencia, exitoso que alimentaba obsesivamente las conversaciones, con cifras que alcanzaron esos 8,6 millones de espectadores y el 85% de pago de pantalla de visualización, sin embargo hubo otros títulos anteriores y posteriores que puede instalaron en la memoria colectiva, desde ‘{Los ricos} puede incluso lloran’ tanto como ‘Amarte así, Frijolito’. Quizá el nuevo ‘superhit’ del especie fue ‘Pasión de gavilanes’, que consideraba un concurso de magnificencia con temática ranchera, sin embargo luego llegó la decadencia: en nuestras pantallas
se impuso la ficción española (con guionistas que habían descubierto muy adecuadamente esos métodos de sus colegas hispanoamericanos) a la vez que puede desencadenaba la fiebre por las sofisticadas series internacionales y se desmantelaba el vetusto orden televisivo, aquel dentro del que cada uno veíamos las mismas problemas a la vez.

No va a entraba en esos planes de {nadie} que, en 2021, estuviésemos {hablando} una vez más de telenovelas, sin embargo la pasión mundial por la ficción turca nos ha devuelto a la casilla de salida, o adicional adecuadamente a una casilla relacionado a aquella. Justo aquí se impone cierta puntualización terminológica: idéntico a la mayoría de los que hacían culebrones latinos rechazaban aquella denominación algo así despectiva, ahora puede haber que opinar que
las series turcas no va a se ajustan precisamente al idea tradicional de telenovela: son mercancías de preparación ambiciosa que, de su país, se emiten con periodicidad semanal, a pesar del hecho de que generalmente nuestro {mercado} las haya reciclado al ritmo cada día de esos seriales adicional apresurados. Desde que Nova se lanzó en 2018 con la propuesta, entonces insólita, de ‘Fatmagül’, la audiencia de las series turcas en nuestro país ha subido como {la espuma}:
han entregado de esos toneladas de de miles a esos millones, han invadido el ‘prime time’, han irrumpido en las cadenas generalistas y se han realidad con un sabido dedicado en condiciones de pronunciar {sin} titubeos nombres como Özge Özpirinçci o Beren Gökyıldız. Y no va a se negociación de un engendro únicamente castellano, como resultado de centro mundo está irresoluto del tragedia turco, incluidos esos reyes derrocados de este universo: en Latinoamérica arrasan, con fenómenos de muchas como ‘Las mil y una noches’ en Pimiento, que superó en audiencia a un partido de su elección en oposición a Brasil. El turismo hispanoamericano en Turquía se ha disparado un 70%.

En espléndidos exteriores

¿Por qué? ¿Qué {tienen} estas series con un propósito de hacer que resucite la vieja yuxtaposición? «Puede haber distintas causas. Desde el perspectiva empresarial, a las grandes cadenas les parece muy encantamiento comprobar suerte con cualquier tal series baratas con un propósito de rellenar horas de material de contenido a bajo coste (la período media por capítulo {es} de 90 {minutos}) y sus tramas prenden muy adecuadamente dentro del cotilleo de las redes sociales y esos equipos de WhatsApp. Estrictamente {no pueden} considerarse telenovelas, y parcialmente esa {es} otra de las explicaciones de su éxito: incluso suponiendo están envueltas de seguro originalidad,
su respetable preparación método las hace tolerables al sabido con adicional prejuicios {hacia} el especie», reflexiona el importante cinematográfico Josu Eguren. La negocios turca graba prácticamente un centenar de series al año y lo hace en exteriores sugerentes y esplendorosos, no va a en esos decorados tirando a cutres del culebrón de ayer.

La conexión {entre} una y otra tradición dista de ser accidental.
«Turquía, a inicios del siglo XXI, fue uno en todos esos países con aumentado consumo de tragedia iberoamericano. Cuando nos damos una revés por allí y conversamos con algunos ‘paisanos’ turcos de {entre} 30 y 40 abriles, mencionarán {sin} excepción títulos como ‘Rosalinda’, ‘Wild and beautiful con Natalia Oreiro’ (en narración a ‘Muñeca brava’), ‘Tener éxito en una hado’, ‘Luz Clarita’, ‘María Mercedes’, ‘María la del Suburbio’ y todas las Marías posibles que hizo Thalía de su época de oro», detalla Milagros Tuccio, profesora de l. una. Pontificia Colegio Católica del Perú, que dedicó su memoria a este tema con el grande título de ‘Esos turcos puede incluso lloran’. Como los padres culebrones, las series turcas suelen confiar dramones de cariño, hogar, efectivo y honor, y lo hacen
con actores y actrices tremendamente atractivos («son la persona que cualquier niña querría», se enardece una fan en un foro de discusión), miradas intensísimas, silencios eternos y un fondo de ética convencional rigurosamente preservado por el Recomendación Supremo de Radiodifusión y {Televisión}. A sus miembros, {todos} varones, no va a les entusiasman las minorías sexuales, ni esos besos largos y ardientes, ni esos jacuzzis en pareja, ni siquiera las {bebidas} alcohólicas.

«Estos melodramas hablan un habla común comprensible por {todos}, porque es el amante, la gloria o la combate por esos metas. Dan una revés al idea tradicional con historias sencillas {que hablan} de romances bucólicos, de odio, de codicia…
Son cercanas y fáciles de aprender, con galanes que enamoran la pantalla de visualización y damas que deshielan esos corazones con sus miradas», resume Miguel Querubín Otero, del {blog} Planeta Estambul. ¿Tanto como qué nivel representan fielmente la sociedad turca? «Ojalá la vida fuese la de las novelas turcas, sin embargo lamentablemente es simplemente no así. Muchas se centran en personajes de hogares ricas y modernas que viven en barrios lujosos y
no va a reflejan {los problemas} endémicos que sí sufre en aumentado o último medida {el resto} de l. una. habitantes: represión, clasismo, horarios laborales interminables… Así como, importantes estratos de l. una. sociedad, incluida la tipo media, no va a suelen parecer reflejados, al idéntico a colectivos minoritarios porque el maricón o el kurdo. Sin embargo lo adicional provocativo {es} la omisión de las damas musulmanas tradicionales, pese a su peso demográfico», replica Otero. En las teleseries turcas, las damas rara vez llevan velo.

Esos memes de Can Yaman

Al {responsable de} Planeta Estambul no va a le sorprende que las series turcas triunfen en España, sin embargo sí qué series lo hacen. «No va a han llegado las de real éxito, ileso ‘Fatmagül’. Mis compañeros turcos no va a se creen que en España triunfen series que ellos van a consideran malas, como ‘Niña’ o ‘Love is in the air’, y como alternativa dramas de fantástico alta calidad como ‘Inclinación prohibido’ o ‘Suleimán, el gran sultán’ no va a se emitan.
En verdad, hacían memes con el admisión al actor Can Yaman en Barajas, {todo} repleto de seguidores, y dentro del aeropuerto de Estambul, el lugar no va a había {nadie}. Decían que habían pagado a las seguidores».

En plena era de Netflix (que, sí, puede incluso {tiene} series turcas), millones de individuos se han emocionado con telenovelas como ‘Niña’, ‘Mi hija’, ‘Mamá’, ‘Metrópoli cruel’ o ‘Fugitiva’, y quizá debamos aprender que esos resortes argumentales del culebrón sintonizarán en todo momento con un elemento vital del sabido. «Esos culebrones se ordenan en torno a estructuras muy simples que no va a exigen demasiada consideración y apelan a esas emociones primarias y universales en las que puede {reconoce} {cualquiera} –analiza Eguren–.
Incluso esos títulos de estatus, como ‘Mad Men’, ‘The Shield’ o ‘Esos Soprano’, incorporan al final subtramas culebronescas, que podrían ser las que les {permiten} inflarse a temporadas y satisfacer con las demandas de esos canales y las plataformas obsesionadas con exprimir la gallo de esos huevos de oro. Dos {de cada} tres series {tienen} alma de culebrón».

Éxitos de ayer…

{Los ricos} puede incluso lloran

Fue la gran pionera del culebrón en nuestro {mercado}. Producida por Televisa en 1979, TVE comenzó a emitirla en enero de 1986 (¡por la mañana!) y se convirtió el primer gran estruendo del especie en nuestro país. Contaba las aventuras y desventuras de Mariana Villarreal (interpretada por Verónica Castro), la ineducada hija de un potentado, que sufría las mañas de su codiciosa y cruel madrastra. Sus dos elementos suman 248 episodios, se emitió en 120 países y en esos 90 tuvo una nueva ajuste, ‘María la del ensanche’.

Cristal

El culebrón por excelencia paralizó la vida pública en nuestro país en algunos momentos de 1990: buena una parte de esos españoles canturreaban ‘Mi vida podrías ser tú’, su pegadizo material central, y sabían criar con puntería el acento y las expresiones de esos personajes. Con 239 episodios y un argumento enrevesado y lleno de relaciones prohibidas (dentro del que no va a faltan giros clásicos porque el padre de una hija ilegítima que puede mete a sacerdote), la serie lanzó al estrellato en todo el mundo a Jeannette Rodríguez y Carlos Mata. ¡Y asumir {que empezó} en La 2 y por la mañana!

Pasión de gavilanes

«¿{Quien es} ese hombre que me echa un vistazo a y me desnuda? Una fiera inquieta que me proporciona mil vueltas y me hace temblar, sin embargo me hace realmente sentir niña», decía la inolvidable música, con un propósito de la que había incluso coreografías. La telenovela colombiana, {que empezó} a emitirse en 2005 en las sobremesas de Antena 3, combinaba el argumento de venganza conocido con un pintoresco {ambiente} cabrero y una generosa exhibición de poros y piel, músculo y erotismo ‘light’. El nuevo de sus 188 episodios superó esos 5 millones de espectadores.

… y éxitos de hoy

Fatmagül

Producida en 2010, sirvió como punta de aguijada de l. una. ficción turca en nuestro país, el lugar comenzó a emitirse en 2018 por el canal Nova. Se predica en una novelística del autor turco Vedat Türkali y está protagonizada por Beren Saat como Fatmagül, una campesina sufridor de una violación múltiple {que es} abandonada por su prometido. Puede incluso {es} pionera en una nueva desarrollo: se ha rodado una modelo española (‘Alba’, con Elena Rivera dentro del papel central) que ahora similar está en Atresplayer Premium, a la dilación de emitirse en libre.

Niña

Problemas de l. una. globalización: la serie turca que estableció un antiguamente y un luego dentro del éxito de esos melodramas en nuestro país {tiene} su origen en una fabricación japonesa. ‘Niña’ marcó el vital brinco de estas telenovelas desde esos canales temáticos tanto como esos generalistas (Antena 3) y ha apurado un share más del 23%. El personaje central {es} Bahar, una más joven viuda con dos hijos que puede muda de ensanche por sus apuros económicos y {debe} elegir cuando está preparada con un propósito de el amante.

Mi hija

Al idéntico a sucede con ‘Niña’, que la precedió dentro del trono de las telenovelas turcas, puede incluso ‘Mi hija’ {tiene} su origen en Excesivo Oriente, en este caso en una fabricación coreana. Antena 3 comenzó a emitirla el entregado diciembre y se ha transformado en el principal éxito turco en nuestro país, con capítulos que han superado esos tres millones de espectadores y un share que ha llegado a rebasar el 20%. Cuenta la pasado historico de un estafador que, con un propósito de librarse de l. una. prisión, {debe} hacerse coste de su hija, una mujer que sufre la {enfermedad} de Niemann-Pick.